sábado, 3 de octubre de 2009

Me publicaron una carta en el Mercurio

Discursos políticos

Señor Director:

En política, triangulación es el nombre dado al acto mediante el cual un candidato que postula a la presidencia de un país presenta sus propuestas a la ciudadanía, como aquellas que trascienden las posturas ideológicas más tradicionales de la política (izquierda-estado y derecha-mercado) o se encuentran en un punto intermedio entre ambas antípodas (third way o middle way). La triangulación busca lograr la adhesión de votantes provenientes de ambos mundos.

Existen varios políticos que lograron dominar el arte de la triangulación de forma notable. Entre ellos, Bill Clinton, Tony Blair y Fernando Enrique Cardoso en Brasil, y, por qué no decirlo, Ricardo Lagos en Chile.

No cabe duda de que esta noción está mucho más relacionada con políticos de centroizquierda que de centroderecha. Sin embargo, David Cameron, líder del Partido Conservador del Reino Unido, hace rato que está triangulando con su eslogan progressive ends and conservative means (fines progresistas y medios conservadores).

La Concertación en Chile ha logrado con bastante éxito enarbolar las banderas de la triangulación política, beneficiándose de las recomendaciones de ambos mundos políticos, sin que sus oponentes hayan repudiado dicha incoherencia ideológica. Nadie puede negar que la Concertación se ha beneficiado electoralmente por promover políticas económicas liberales y, a su vez, políticas sociales que buscan la promoción de ciertos valores, como la equidad y la igualdad, entre otros.

Curiosamente, ahora que la Coalición por el Cambio entra en la última recta de la campaña y comienza a cosechar con éxito los frutos de su propia triangulación, los asesores de Frei, y Frei mismo, han puesto el grito en el cielo, negándole viabilidad política a esta opción y afirmando que no corresponde que Piñera aplique políticas que tradicionalmente no son de su sector. Resulta paradójico que los mayores usuarios de esta estrategia manifiesten lo anterior de forma tan poco coherente. Si en el pasado ellos aplicaron políticas de derecha con éxito, por qué no podría la Coalición por el Cambio aplicar algunas políticas de izquierda (pro intervención estatal) que sí han funcionado.

Rafael Pastor Besoain
Abogado

1 comentario:

Darién dijo...

Me parece muy lúcida y acertada su opinión. Latinoamérica requiere de jóvenes como usted para conducir a nuestros pueblos en este aún incierto siglo. ¡Continue opinando!