lunes, 4 de enero de 2010

Comparto con ustedes una carta que me publicaron hoy en el Mercurio junto a Sebastián Doren.

OCDE y piratería

Señor Director:

La Presidenta Bachelet firmará el 11 de enero de 2010 el acuerdo de acceso a la OCDE, con lo que Chile se constituirá en el segundo país de Latinoamérica en ser aceptado en esta prestigiosa organización.

Una de las preocupaciones de la OCDE dice relación con las externalidades negativas que la piratería (propiedad intelectual) genera sobre el comercio mundial, y más específicamente sobre las empresas, los gobiernos y los consumidores. En este sentido, cabe señalar que este mal hace rato ha adquirido una dimensión pública, y ya no es considerado solamente como un problema de observancia de derechos de algunos privados.

Según la OCDE, la piratería afecta no sólo a las empresas al disminuir el valor económico de sus marcas comerciales, sino que también tiene un profundo impacto sobre los gobiernos, al mermar sus ingresos tributarios y aumentar sus costos para combatir el comercio informal y el crimen organizado. Asimismo, este mal es una amenaza constante para los consumidores, quienes exponen su salud y patrimonio al adquirir productos falsos, principalmente de sectores como el farmacéutico, eléctrico y tabacalero.

Ahora bien, la OCDE también promueve la noción de Responsabilidad Social Empresarial, para que las empresas no solamente respondan por las necesidades de sus clientes y empleados, sino que también por otras preocupaciones públicas, tales como los efectos adversos que genera la piratería entre los consumidores en los distintos mercados.

En consecuencia, cabe argüir que la incorporación de Chile a la OCDE constituye no sólo una gran oportunidad para el Estado, sino que también para las empresas, las que al colaborar con el Gobierno en la lucha contra la piratería estarán a su vez promoviendo el mejoramiento cualitativo de su responsabilidad social empresarial.

Rafael Pastor Sebastián Doren