sábado, 4 de agosto de 2007

Comparto con ustedes un artículo muy interesante escrito por Bernardita Correa (mi cuñada) en la Revista Electrónica Mundo Político


INMIGRACION EN EEUU: UNA NECESIDAD Y LA NECESIDAD DE REGULARLA

Bernardita Correa
Licenciada en Ciencia Política
Universidad Católica de Chile

Luego de interminables y acaloradas sesiones, el senado de los EEUU ha decidido poner fin al debate para reformar la ley de inmigración. La incapacidad de llegar a un acuerdo en esta materia, deja a unos doce millones de indocumentados esperando por una solución legal que les permita regularizar su situación, posiblemente para el año 2009, cuando comience el periodo legislativo del próximo gobierno.
El problema de la inmigración es uno de los más importantes y uno de los que más inquieta a la opinión pública en países industrializados, en especial EEUU, uno de los países con mayor flujo de inmigración ilegal. Sin embargo, para entender el problema a que se ven enfrentado estos países altamente tecnologizados e industrializados, debemos tener en cuenta que las inmigraciones de hoy son un fenómeno propio de la globalización, de esta etapa de interconexión global que estamos viviendo donde las nuevas tecnologías como la TV o Internet, afectan tanto la vida política, social y económica de todo un planeta.

Estas tecnologías son las que permiten la promoción de valores de consumo y bienestar de países ricos, son estas también, las que alimentan la esperanza de millones de pobres al otro lado de la frontera. Estos ciudadanos ven en EEUU la única salida a su situación de pobreza, ven en este rico país las posibilidades y oportunidades que saben jamás encontraran en su propia tierra. Esta esperanza de comenzar a surgir y cambiar su condición de marginalidad es la que lleva a millones de individuos cada año al límite de arriesgar hasta sus propias vidas con en el fin de llegar al país del norte.

Uno de los grandes desafíos que enfrenta la clase política de este país es dar una respuesta clara, efectiva y justa al problema de la inmigración ilegal. La ciudadanía comienza a inquietarse y se hace más vulnerable a escuchar y apoyar a quienes ven en este grupo de indocumentados una amenaza inminente a la seguridad y estabilidad nacional, como es el caso del periodista de CNN Lou Dobbs, quien prácticamente a dedicado su carrera a denunciar y crear conciencia del grave problema que este país enfrenta al legalizar y conferir derechos y status de ciudadanía a aquellos que entran al país ilegalmente. Este tipo de campañas anti inmigración no hace mas que empeorar la situación de los inmigrantes, creando un clima de hostilidad e intolerancia que no beneficia en nada los esfuerzos que se despliegan para solucionar un problema que concierne a todos los ciudadanos.

Pero, es este grupo de indocumentados una verdadera amenaza a la seguridad y estabilidad de la nación como algunos señalan? Vienen estos indocumentados a ocupar los puestos de trabajo de los ciudadanos por menos paga? Están estos ilegales abusando del sistema al evadir impuestos? Son estos una verdadera amenaza a la seguridad nacional?

La seguridad nacional es uno, si no, el tema mas importante de la agenda política, por esta razón uno de los puntos esenciales de la reforma es la necesidad de proteger la frontera que separa al país con México, para evitar de esta forma la entrada de inmigrantes ilegales. Para ello se dispondrían de 4.4 billones de dólares, se contratarían más de 20 mil nuevos agentes fronterizos y se expandiría la muralla divisoria en más de 370 millas. Sin embargo y a pesar de la importancia de controlar el flujo migratorio, menos de la mitad de los inmigrantes que entran al país lo hacen a través de la frontera con México.

La gran mayoría de inmigrantes que arriesgan su vida al cruzar la frontera lo hacen en busca de trabajo y bienestar y no hay estadísticas que indiquen que exista mayor criminalidad en el círculo de indocumentados que entre los propios americanos nacidos en el país. Claramente existe una amenaza a la seguridad nacional si no se protegen las fronteras, sin embargo, si se regularizara la situación de estos millones de indocumentados y se les permitiera circular libremente, las autoridades podrían identificar quien es quien, esto les permitiría concentrarse en la captura de verdaderos criminales y terroristas, evitándose así una perdida de tiempo y dinero en la persecución de trabajadores ilegales que no hacen mas que tratar de mantenerse en la clandestinidad con tal de no ser deportados.
El alto flujo de inmigrantes que llega todos los años a este país no solo refleja la necesidad de algunos de terminar con su estado de pobreza, si no también refleja la necesidad y creciente demanda laboral de la economía estadounidense. La inmigración siempre ha sido un componente crucial para el desarrollo y crecimiento del país y no dejara de serlo. Por el contrario el número de inmigrantes seguirá creciendo, la demanda laboral ira en aumento, especialmente en la próxima década cuando la generación de los llamados baby boomers comience a jubilarse. Los baby boomers pertenecen a la generación que viene luego de la segunda guerra mundial hasta 1964. Esta generación ocupa alrededor de 80 millones de puestos de trabajo, puestos que irán quedando vacantes debido a que la generación que les sigue, generación x, cuanta con 15 millones menos de personas en el campo laboral. Sin embargo, esta demanda se hará cada vez mas selectiva, se necesitaran inmigrantes con mayor educación y buen dominio del la lengua oficial, el inglés. Esta, es una razón más para establecer un marco legal que permita a los millones de indocumentados salir de las sombras, optar a la ciudadanía, integrarse socialmente y ejercer deberes y derechos que garanticen la oportunidad que tienen todos los ciudadanos de este país de progresar y perfeccionarse.

La incapacidad de llegar a un consenso por parte del senado no hace más que acrecentar la ansiedad de la ciudadanía, al igual que la percepción de que los indocumentados están abusando del sistema, de que estos están recibiendo servicios y beneficios a costa de los impuestos que pagan día a día y año a año los ciudadanos. Sin embargo hay estadísticas que indican que los inmigrantes, incluyendo los indocumentados, aportan más dinero a la economía del país de lo que reciben en servicios. Alan Greespan, ex presidente de la reserva federal informó al congreso en 2001 que los inmigrantes, incluyendo los indocumentados, donan al país $ 27 billones de dólares, esta sería la diferencia entre lo que ellos pagan en impuestos, ($ 70 billones) y lo que usan en servicios públicos ($ 43 billones). Greespan ha conferido siempre un rol esencial a la inmigración en el crecimiento de la economía nacional. Ha llegado a señalar que la inmigración es el más potente antídoto para suplir la demanda laboral que se comenzará a sentir en las próximas décadas, debido a la reducción en la tasa de natalidad.

Desafortunadamente, este mes se puso fin a la que podría haber sido una oportunidad histórica al darse por terminado el debate para reformar el sistema migratorio de los EEUU. Se estuvo a puertas de dar solución a uno de los problemas mas grandes que enfrenta el país, establecer un marco legal que permita dar solución definitiva a mas de 12 millones de indocumentados que circulan clandestinamente a lo largo de todo el territorio nacional y a aquellos que desean una ley migratoria mas eficiente y funcional.

Las reformas que se hicieron en 1986 a ley de inmigración, donde se concedió amnistía a mas de 3 millones de indocumentados y estableció sanciones a empleadores que contratasen a estos, no han sido suficientes para controlar el flujo de extranjeros que ingresa cada ano al país. Claramente el sistema esta colapsado, la incapacidad de controlara el flujo de ilegales pone en riesgo la seguridad y estabilidad de la nación. Si el gobierno federal no actúa con rapidez los millones de indocumentados que ya se encuentran dentro de los EEUU comenzaran a ser victimas de un sentimiento hostil que crece con rapidez .Los gobiernos estatales y locales comenzaran a tomar medidas propias para controlar y combatir a los ilegales dejando a este grupo de trabajadores completamente vulnerables A todo tipo de injusticia.

No nos olvidemos que desde 1800 la inmigración ha sido un componente crucial para el desarrollo y crecimiento del país y una de las más grandes fortalezas de los EEUU es su capacidad para integrar y fusionar a los extranjeros que emigran en busca de mejores oportunidades. No me cave ninguna duda que esta fortaleza se pondrá a prueba una vez mas y finalmente se llegara a un acuerdo para mejorará el sistema migratorio y la situación de los indocumentados de forma permanente, efectiva y por sobre todo justa.

El preámbulo de la constitución dice que esta se estableció con el fin de " Proveer la defensa común, promover el bienestar general y garantizar los beneficios de la libertad".Satisfacer estos deberes es imposible sin un sistema ordenado eficiente y justo de inmigración e integración.